Terapias no farmacológicas. Programa cognitivo y de gestión emocional.

El objetivo principal es maximizar el potencial residual de la persona, mejorando su calidad de vida y la de su entorno, intentando endentecer el deterioro global para mantener la máxima independencia de la persona afectada el mayor tiempo posible. Así como comprender, controlar y modificar las conductas disruptivas así como realizar una buena gestión emocional.

  1. Adaptación al centro: favorecer en ajuste del nuevo usuario al centro.
  2. Aceptación y control y sentir emocional: sería atender a las necesidades psicológicas básicas de las personas usuarias del centro. Según el modelo de la ACP, las cinco necesidades básicas (Broker y Surr, 2005) serían las siguientes:
    1. Confort: necesidad de cariño y proximidad con los demás. Cubrir esta necesidad supone ganar en seguridad emocional.
    2. Identidad: necesidad de saber y sentir quién es uno. La identidad de una persona con demencia la otorgan cada vez más los que lo rodean.
  • Apego: necesidad de establecer un vínculo afectivo seguro con los cuidadores.
  1. Ocupación: necesidad de sentirse implicado en actividades de su interés personal. La ocupación satisface la profunda necesidad que tenemos las personas de tener impacto sobre el mundo y sobre lo que nos rodea.
  2. Inclusión: necesidad de formar parte de un grupo. No únicamente la inclusión física, sino también la inclusión psicológica.
  1. Estimulación cognitiva en demencias: técnica de facilitación cognitiva, cuya utilización persigue el enlentecimiento, en la medida de lo posible, de la pérdida funcional, y el mantenimiento y/o potenciación de las habilidades conservadas, logrando así una mejoría de la autonomía personal y social del anciano.
  2. Orientación a la realidad: técnicas mediante la cuales la persona toma conciencia de su situación en el tiempo y en el espacio.
  3. Masaje y tacto terapéuticos: forma de actuación suave sobre los tejidos que incluye tanto masaje como tacto terapéutico. El contacto en humanos parece ayudar a mantener los vínculos sociales y a incrementar las conductas de colaboración mutuas.
  4. Reminiscencias: su objetivo es reactivar la historia de vida para ayudar a mantener la propia identidad personal, reforzando la interacción de manera placentera y participativa.
  5. Terapia de Validación: Validación entendida como la aceptación de la realidad y la verdad personal de la experiencia ajena. Terapia basada en la Psicología Humanista y la Atención centrada en la persona. Es más bien, una filosofía que determina una forma de prestar cuidados. Se concibe como la provisión de un alto grado de empatía y un intento de comprender el marco completo de referencia de una persona, independientemente de lo alterado que se encuentre, manteniendo un clima emocional afirmativo dejando de lado prejuicios y expectativas y toda expresión emocional negativa o de confrontación.

Terapia de modificación de conductas: Conjunto de técnicas que se dirigen a establecer, incrementar o mantener conductas apropiadas en el anciano con

  1. demencia; o a reducir, eliminar o adecuar conductas inadecuadas (erróneas o molestas) en e enfermo con demencia.
  2. Terapia de relajación: Conjunto de estrategias de intervención cuyo principal objetivo se dirige a conseguir que la persona aprenda a controlar su propio nivel de activación física y psicológica mediante la modificación de las condiciones fisiológicas de su organismo y sin empleo de recursos externos.

Formación de cuidadores. Tanto de los cuidadores formales del centro de día, como de los cuidadores informales de nuestros usuarios. Proporcionando información, apoyo para comprender el procesos de la enfermedad, así como estrategias y técnicas que ayuden, además de relacionarse mejor con la persona, a adaptar el ambiente y modificar la frecuencia o gravedad de los problemas de conducta a los que se pueden enfrentar.