Prevención  y tratamiento de la fragilidad (sarcopenia).

Evaluación funcional y nutricional para una correcta intervención en pacientes con alto requerimiento de proteínas y energía, así como ejercicio adaptado.

  • Establecer protocolos de actuación para cada paciente, mediante una valoración geriátrica multidimensional y sistemática se pretende mejorar la precisión diagnóstica y planificar mejor la asistencia.
  • Ajuste de tratamiento farmacológico.
  • Evaluación nutricional.
  • Suplementos nutricionales.

¿Qué es la fragilidad?

Síndrome geriátrico, clínico biológico con base fisiopatológica donde se afectan varios sistemas corporales que determinan la disminución de la reserva homeostática y de la respuesta a estresores, provoca un incremento de la vulnerabilidad. Es un predictor de la discapacidad. La fragilidad física es un síndrome médico de múltiples causas, se caracteriza por pérdida de fuerza y resistencia y disminución de la función fisiológica, lo que aumenta la vulnerabilidad para desarrollar dependencia o fallecer.

La fragilidad es un buen predictor de salud a corto, medio y largo plazo.

Criterio de fragilidad de Fried:

  • Pérdida de peso no intencionada
  • Debilidad muscular
  • Baja resistencia – cansancio
  • Lentitud de la marcha
  • Nivel bajo de actividad física

¿Qué es la fragilidad?

Pérdida de fuerza y masa muscular que ocurre a medida que envejecemos y atribuida en la mayoría de las ocasiones a una reducción de la actividad física.

Consecuencias:

  • Pérdida de la fuerza y potencia muscular.
  • Disminución de la resistencia.
  • Disminución de la agilidad.

Intervención:

  • Entrenamiento o aumento de actividad física.
  • Nutrición equilibrada.

Segun la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) el 50% de las personas mayores de 80 años padece sarcopenia mientras que las personas entre 60 y 70 años oscila entre el 5 y el 13%.